5 lecciones en la pandemia.

El mundo enfrenta una pandemia que no sabe cómo parar; ante la posibilidad de que esta enfermedad COVID-19 llegue a México en los próximos días, los escenarios no se han mostrado nada alentadores alrededor del mundo y nuestro país empieza a ver los efectos de este problema, no solo en el sector salud, sino en la economía con el cierre de tiendas, negocios, escuelas, cines, teatros y conciertos.

Existe mucha información sobre este problema de salud pública que ha tomado al mundo por sorpresa, un tema que se veía venir como una ola desde China, ahora ha cruzado las fronteras y ha llegado a Latinoamérica con muchas interrogantes, sobre todo; cómo afrontar una crisis de esta magnitud que paraliza países por meses como ya hemos visto que es el caso de China e Italia.

Ante este panorama desalentador, ¿Qué tenemos por hacer? Y sobre todo,  ¿será que este virus nos muestre una lección de humanidad?

Lo que tenemos que aprender de otros países.

Disciplina

A pesar de haber negado al inicio la existencia de esta pandemia, el gobierno Chino, al ver que era un importante problema de salud, decidió comenzar a cerrar sus ciudades y fronteras para contener el proceso infeccioso. La construcción de un hospital en una semana y su funcionamiento, controlado en su mayoría por procesos automatizados, son una de las grandes acciones que este país tomó como medida para ayudar a su población. Lo primero que vemos aquí es el entendimiento y el análisis de la situación y las acciones de contención. No han sido labores fáciles pero los ciudadanos han tenido que acatar las reglas y adaptarse al orden por el beneficio de todos. La autodisciplina es esencial para salir de esta crisis victoriosos.

Tecnología

Como ya lo comentamos la tecnología en China es un factor que ha jugado en beneficio de sus habitantes muchas veces, el uso de robots para atender a pacientes, tiendas automatizadas que evitan el contacto humano y una aplicación que señala si tienen riesgo de contagio por colores; la aplicación utiliza la geolocalización para saber los lugares en los que has estado y determinar zonas de alto riesgo. Si has estado en una zona segura tu aplicación marcará verde, amarillo para un riesgo medio y si has estado en la capital (considerada de alto riesgo)  marcará rojo, este sistema permite saber en dónde puede concentrarse más el virus y cómo se desarrolla su movimiento. A las personas que salen les es requerido mostrar el color de su app para saber que son viajeros seguros. Como vemos la tecnología es nuestra mejor aliada, tendremos que aprender a utilizarla de una mejor forma en nuestro territorio.
Es la oportunidad de que muchos emprendedores tecnológicos creen soluciones ingeniosas ante esta clase de emergencias.

Distanciamiento social

Esta medida, que ha sido aplicada y replicada de manera global, es por mucho una de las armas más eficaces contra la epidemia, somos un planeta con miles de millones de personas que a diario compartimos espacios públicos sin restricciones. Lugares como el transporte público, cines, teatros y conciertos son sólo algunos de los escenarios de la vida pública que, en el caso de una emergencia sanitaria como la que afrontamos resultan un foco de infección potencial.
El aislamiento y distanciamiento prueba su efectividad para evitar más contagios y evitar el avance del virus.

Medidas de Higiene

Se ha repetido hasta el cansancio, pero nunca será suficiente decir que, la higiene, es la clave para desactivar al virus, el lavado de manos constante por espacio de al menos 20 segundos, el uso de gel sanitizante y la limpieza de objetos de uso cotidiano, han sido medidas aparentemente sencillas pero efectivas empleadas en otros países, en pequeña y gran escala, desde el cuidado personal a la fumigación de las calles con soluciones desinfectantes. Estas medidas incrementan nuestras posibilidades de mantenernos fuera del contagio.

Trabajo Remoto

Nunca antes había sido tan importante el trabajo remoto como en estos momentos.

Esta tendencia laboral que se ha incrementado durante los últimos años como un método de tener un trabajo más efectivo que simplifique el estrés diario, ahorrando tiempo en trayectos en grandes ciudades, se ha colocado como una opción segura y práctica para continuar con la vida laboral. Dadas las condiciones tecnológicas que nos han permitido mantenernos conectados y en colaboración, esta herramienta se ha vuelto una medida poderosa que se ha adoptado en muchas ciudades del mundo para establecer un curso de vida “normal”.
Aprender a realizar un Home Office efectivo ayudará a darle orden y continuidad al trabajo y sentido a nuestro aislamiento así como mantener el vínculo con quienes trabajamos y con nuestra rutina.

Dos tips extra que pueden hacernos mucho bien

Lo más importante: Ayuda.
Parece mentira pero en este momento pensar en ti es pensar en los demás;  si piensas en cuidar tu salud quedándote en casa, estás ayudando a que el virus no se disemine o que no lo adquieras y así evitar otros potenciales contagios. También podemos ayudar, manteniendo a nuestros adultos mayores a salvo, registrando sus síntomas y actividad, aislándolos para evitar su contagio. Si trabajamos en algún Punto de Venta, o tenemos que salir por provisiones, mantengamos nuestra distancia, llevemos gel antibacterial y regresemos inmediatamente a casa.
Tal vez también podemos ayudar a algún vecino mayor a comprar sus provisiones.
Todas las acciones cuentan en este momento.

Piensa Positivo
Finalmente, pensar positivo es otra de las buenas cosas que nos quedan por hacer y es el arma más poderosa; el poder de la mente. Miles de personas enfocadas en una sola palabra y en una sola enfermedad, dándole poder, hace que cualquier cosa se magnifique. No le des más poder del que tiene; es un tema  médico, pero no causemos, pánico, ruido y desinformación. Si estás sano y en casa comparte noticias positivas, comparte tus canciones favoritas, imágenes que te recuerden lo hermoso que es el planeta que habitamos.
Con jabón desactivamos el virus, con una mente positiva y un espíritu imparable desactivamos el miedo.
Pensemos positivo, que las cosas van a salir bien, que la ciencia, la tecnología y nuestra fuerza de voluntad van a sacar esta etapa adelante.

¿Todo esto funciona?

Tenemos que entender que esta situación es nueva para todos, se está intentando desarrollar protocolos lo más rápido posible, pero en la mayoría de los países asiáticos se ha visto una gran mejoría con estas sencillas acciones que puede parecer que no impacten de una manera muy especial, sin embargo cada uno de nosotros es responsable de su salud y de quienes le rodean.

Sabemos que las estadísticas siguen en aumento y por el momento,  son las cosas en las que podemos trabajar personalmente para frenar esta emergencia sanitaria.
Entre más rápido entendamos la importancia de nuestro papel personal en esta situación y adoptemos estas medidas podremos ver la esperanza como un rayo de luz al final del túnel.

 

 

MP Marketing Group ®
Aviso de Privacidad